Todos sabemos esta gran verdad: los pescados son una excelente fuente de energía y proteína de alto valor, pero entonces ¿por qué no los incluimos en nuestra dieta diaria?

Según cifras de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2016 (ENIGH) y publicada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), sólo el 21% de los hogares mexicanos destinan parte de su gasto en pescados y mariscos. Además y de acuerdo con el Consejo Mexicano de Promoción de los Productos Pesqueros y Agrícolas (COMEPESCA), el consumo de pescado per cápita del mexicano se encuentra en 13.2 kilos. 

Este bajo consumo en nuestro país no se explica por una cuestión geográfica (estamos rodeados en un 70% por costa y mar) sino por una cuestión simplemente de percepción (“el pescado es muy difícil de preparar” “se echa a perder fácilmente” “no sé si dónde lo venden, este bueno”),  y hasta ahora lo hemos mantenido al margen únicamente para las festividades de mitad de año como la cuaresma o en diciembre con el famoso bacalao.

pero a todo esto ¿Qué país es el que consume más en el mundo? 

Japón es el ganador con un consumo per capita de 65 kg seguido de China con un consumo per capita de 39.3 kg, y en tercer lugar la Unión Europea con un 25kg en promedio.

Siguen los países de Asia como Myanmar o Birmania con 1, 501, 415.06 toneladas por año y Vietnam con 1, 148, 447.43 toneladas. Después se encuentra Europa dónde el mayor consumidor es Noruega además de ser el segundo exportador (su producto estrella es el salmón) más grande después de China.

Por último  y en el lugar más alto de todo el continente europeo se encuentra Portugal, con el 75.4% de su población indicando que consume pescado más de 2 veces por semana, una de las cifras más grandes para esta parte del mundo.

Algo que es innegable es el hecho de que el continente asiático sigue siendo el rey según estas estadísticas, pues incluso investigaciones del Consejo Noruego de Mariscos ( la NSC por sus siglas en inglés), indican que cada persona de este continente consume un 50% más de este producto por año que sus contrapartes en Europa y América.

 

¿Ya te imaginabas quien estaba en primer lugar?

Fuentes:  Worldatlas.com y Ourworldindata.org